Carismático, con un enorme talento para conducir y con tan solo 24 años, Sebastian Vettel, el piloto más joven en sumar dos títulos de campeón del mundo de Fórmula 1, pareciera  ser el indicado para seguir los pasos de su compatriota Michael Schumacher.

Aunque aún es aventurado pensar que pueda llegar a igualar o superar los  records de Schumacher, lo cierto es que este joven alemán ya forma parte del club de los pluricampeones del mundo, al que aún no han conseguido entrar ni Jenson Button ni Lewis Hamilton, los otros dos campeones del mundo que compiten esta temporada.

El fin de semana, Vettel, piloto de Red Bull, revalidó el título de campeón del mundo de Fórmula Uno, en Suzuka, Japón, y al día siguiente anunció su próximo objetivo: establecer una era de éxitos. “Esto crea adicción. No hay otra cosa en mi vida que me cause tanta satisfacción”, dijo en Yokohama.

Sin embargo, se resiste a que lo comparen con su ídolo. “Cuando se habla de Schumacher hay que mostrar respeto. Lo que él ha conseguido es increíble. Debemos ir paso a paso”.

Muchos ven a Vettel siguiendo los pasos de Schumacher dada su voluntad por lograr éxitos, su carácter luchador en los circuitos y su habilidad en el volante. Al igual que su ídolo, el joven piloto ganó 15 de nueve carreras, 14 veces subió al podio y salió 12 veces desde la “pole position”.

Vettel se alista ahora para el Gran Premio de Corea del Sur, donde estrenará su condición de campeón el próximo domingo, con la intención de dar un paso más hacia otro récord, el de ‘poles’ en una misma temporada, que posee el británico Nigel Mansell, quien para ganar el título de 1992 salió 14 veces desde el primer puesto de la parrilla. Este año Sebastian Vettel lleva 12 de 15 ‘poles’ posibles, y tiene por delante cuatro grandes premios (Corea, India, Abu Dabi y Brasil) para tratar de superar la plusmarca de Mansell.