El fin de semana anterior se vivió en Las Vegas una de las peleas más esperadas en los últimos tiempos, el méxicano Juan Manuel Márquez se vería la cara por tercera vez en su carrera como púgil contra el “Demonio de las Filipinas”, el campeón de peso welter Organización Mundial de Boxeo Manny Pacquiao.

Mucho se habló durante la semana, para muchos “Pac-man” como también se le conoce al campeón, no tendría misericordia alguna de un Márquez de 38 años de edad, quién en las dos peleas anteriores vrs Pacquiao alegaba de injustas en las descisiones de los jueces; por ello, la pelea tenía matices diferentes, no solo era una pelea por el campeonato, sino también, por el orgullo, por lo que se alegaba había sido robado.

El grito desde las tribunas fue “Sí, se puede”, en referencia a la posibilidad de que esta vez sería Márquez el ganador. Pero lo que no se pudo es revertir la controversia que parece envolver a esta rivalidad que hoy finalizó en el MGM Grand Garden Arena de esta ciudad, donde el filipino se impuso por fallo mayoritario ante Juan Manuel Márquez en un final tan controvertido como los dos primeros.

Las tarjetas de los jueces Glen Trowbridge, Dave Moretti y Robert Hoyle entregaron tarjetas de 116-112, 115-113 y 114-114 respectivamente, para una decisión mayoritaria que lejos de resolver lo que se percibía como dos resultados injustos para Márquez en los combates previos entre ambos, no hizo más que acentuar la terrible injusticia sufrida por Márquez en esto que fue el tercer y decisivo combate entre ambos luego de sus dos choques previos en 2004 y 2008. El primero había terminado en empate y el segundo en una cerrada victoria para Pacquiao. En la  pelea del sábado, ESPN vio el combate en 116-113 a favor de Márquez, en consonancia con gran parte de la prensa presente en el estadio.

“No se qué es lo que tengo que hacer para ganarle a Pacquiao. Tengo que ver si sigo en el boxeo. Quiero hablarlo con mi familia, sentarme con mi gente, y ver si sigo en esto. Creo que gané más claramente. Todos saben que yo hice lo suficiente para ganar otra vez, y me siento feliz por mi esfuerzo. ” Juan Manuel Márquez