Por primera vez desde que el cierre patronal comenzó el 1 de julio, los jugadores de la NBA podrán utilizar las instalaciones de sus equipos para entrenarse en sus gimnasios y realizar otras actividades, dijo el martes el vocero de la liga Tim Frank.

La NBA envió un memorándum a los clubes para informarles la decisión y darles permiso de que comiencen a sostener conversaciones con los representantes desde las 9:00 de la mañana del miércoles (1400 GMT), aunque no pueden ofrecerse condiciones contractuales ni podrán firmarse contratos antes del 9 de diciembre.

Los jugadores podrían realizar ejercicios “voluntarios” de gimnasio en las instalaciones de los equipos, así como someterse a exámenes físicos, de cara a la apertura de los entrenamientos de pretemporada, prevista también para el 9 de diciembre.

La temporada regular comenzaría en Navidad con cinco partidos, dijo una persona informada sobre el calendario. Entre ellos, se espera un duelo entre Miami y Dallas, la repetición de la última final en que se coronaron los Mavericks.

Las medidas anunciadas no constituyen un regreso a la normalidad, pero la apertura de las instalaciones representaría un paso importante para los equipos y los jugadores.

Desde el sábado por la madrugada, cuando la NBA y los jugadores llegaron a un acuerdo tentativo para poner fin al cierre patronal, ninguna de las partes sabía si se permitirían actividades en las instalaciones antes del comienzo de la pretemporada. Ese entrenamiento informal es común y suele iniciar entre dos y tres semanas antes de la concentración de pretemporada, a fin de que los jugadores comiencen a ponerse en forma.