Ya estamos a pocos días de la navidad, algunos ya estarán de vacaciones mientras que otros están esperando esos días libres. Pero todos tenemos algo en común, queremos aprovechar esta época para divertirnos y compartir en familia.  Y, ¿qué mejor forma que practicar un deporte que permita el esparcimiento?
El senderismo es una opción, ya que el paisaje, ejercicio y comida se comparten de una forma distinta. Esta es una actividad deportiva que no es una competencia, pues lo que busca es acercar a las personas al medio ambiente y al conocimiento de su patrimonio cultural. Cuando vayas por un sendero y te das cuenta que se viene un chaparrón no pienses que se te amargó el paseo, sino más bien eso te ayudará a buscar soluciones en grupo y a colaborar para “superar la situación”.
La actividad en piscina bajo techo te permite una rutina semanal, para esto no tendrás problemas  si el clima no es el mejor, así podrán gastar parte de su energía y adquieren autonomía para tomar decisiones y decidir qué sigue.
Otra opción es andar en bicicleta y salir a recorrer juntos parques, plazas o costas, algo que no solamente contribuirá a que compartan buenos momentos con tu familia sino también al deporte y la actividad física de ellos.
Busca distintas maneras de entretenerte tomando en cuenta el lugar en el que vivas y lo que puedas practicar cerca de ahí con mayor constancia, así será una costumbre familiar que todos esperarán.