Este fin de semana será inolvidable para Checo Pérez, el piloto mexicano del equipo Sauber de Fórmula 1. Subió la podio junto con Fernando Alonso de Ferrari que logró el primer lugar y Lewis Hamilton de McClaren Mercedes que llegó detrás de el en el tercer puesto en una carrera que lo tuvo todo.

El Gran Premio de Malasia ha dado algunas sorpresas con los años, especialmente lluvias torrenciales inesperadas, caso que se repitió este año. Justo antes de la largada inicial el agua se posó sobre la pista y convirtió en cuestión de minutos en un “lago” el último sector de la pista, cosa que llevo a la detención de la carrera tras solo unos pocos giros iniciales. La carrera se reinició casi 1 hora después con una parrilla de salida completamente reordenada, Michael Schumacher que había salido 3ero originalmente cayó varios puestos al final de la tanda de corredores por ejemplo. Esto dió la oportunidad de cambiar estrategias para varios equipos que habían iniciado con llantas intermedias, luego cambiado por las de lluvia extrema en el 2do y 3er giro de la carrera y decidir si seguían con estas o cambiaban de nuevo a intermedias.

Esto fue lo que llevo a Checo Pérez a la punta, un cambio inmediato de llantas que le dió mucha velocidad en el circuito y una impecable forma de manejo lo llevaron a tener el primer lugar dos veces en la carrera y darle la batalla de su carrera a Fernando Alonso, quien con un auto que no anda bien para nada, demostró porque es múltiple campeón mundial y aún así llevarse la victoria.

Los McClaren se vieron afectados por los accidentes con Jenson Button y las malas paradas en los pits con Lewis Hamilton, quien a pesar de todo logró un 3er lugar que lo coloca en los primeros 3 puestos del campeonato mundial junto con Button y Alonso.

Pero la tarde fue para Pérez y el equipo Sauber que logró su mejor clasificación tras 20 años de existencia, que bien podría haber sido una victoria a no ser por un despiste que tuvo el mexicano justo cuando tenía a Alonso tan sólo décimas de distancia y una casi asegurada pasada.

El campeonato empezó con muchas sorpresas, el equipo Red Bull con un rendimiento menor a lo esperado, un equipo Mercedes que clasifica bien pero que tiene problemas en carrera y una Scudería Ferrari con tantos sube y bajas, esta temporada pinta a ser una de las más interesantes en años.