Por Gabriela Rodriguez

Para Mi Zona Deportiva

 

Todo el mundo conoció la magia de Ronaldinho gracias al Barcelona; en el terreno de juego, siempre era un espectáculo a pesar que  en su última temporada en el Barcelona tuvó mas escándalos afuera de cancha que protagonismo sobre el.

Su ultimo escándalo fuera de un terreno de juego fue organizar una fiesta que duró cinco días para celebrar su 32 cumpleaños. El lugar elegido fue un hotel de lujo de Río de Janeiro y el costo de esta fiesta  fue de 12,000 euros. Lo curioso es que la fiesta llegó la misma semana en la que el Flamengo, su actual club, había pedido por escrito a su plantilla una actitud más profesional fuera del campo, respetando las horas de descanso.

El jugador brasileño ha afirmado sobre esta cuestión que “si fuera necesario un código como este, el Barcelona no sería campeón de nada como lleva haciéndolo hace diez años. En el Barça no hay un código así y lo gana todo, porque todo el mundo es muy consciente de lo que tiene que hacer”.

Además, Ronaldinho añade que “en Brasil se quiere controlar todo y, el Barcelona ni se llega a concentrar el día antes de los partidos”.  Ademas según el brasileño, la gente tiene una imagen distorsionada de él: “La gente me ve con un pandero en la mano y se cree que estoy las 24 horas del día en la samba, pero yo no salgo nunca uno o dos días antes de los partidos”. Finalizó.

El ex jugador azulgrana será esta semana  titular en el partido de la Copa Libertadores ante Olimpia en Paraguay. Dinho ya se entrenó ayer en Luque.