Fernando Torres, que entró en la lista de 23 casi sobre la bocina, es a estas horas el delantero español con más opciones de estar en el once el próximo domingo en el debut ante Italia. Aunque Del Bosque evita dar pistas en los últimos días y en el último ensayo (China) alineó a Negredo en el once inicial, en el vestuario y en todo el entorno de la Selección empieza a existir el runrún de que el jugador del Chelsea, autor del gol que cambió la historia de España en Viena en la Eurocopa de 2008, puede ser la gran sorpresa del seleccionador.

Del Bosque ha ensayado la estrategia en el entrenamiento de esta tarde y ha probado con Torres y con Negredo en el once. A pesar de tener pocos días para preparar la Eurocopa con los 23 convocados definitivos, el técnico salmantino está cumpliendo los plazos y ha podido distribuir las sesiones como tenía planificado. A puerta cerrada, evitando a la nube de periodistas que sigue la actualidad de la campeona del mundo, Del Bosque preparó jugadas a balón parado (alguna de ellas dio buen resultado en el Mundial) para el debut ante Italia.

El once inicial está casi perfilado. Casillas, la línea de cuatro defensas con Arbeloa, Piqué, Ramos y Jordi Alba y el doble pivote con Xabi Alonso y Sergio Busquets ya parecen inamovibles. Xavi, Iniesta y Silva deben ser los enlaces si no hay grandes novedades.

La gran duda es Torres o Negredo. Llorente, a pesar de prepararse incluso en solitario en Lezama después de la final de Copa, llega con un poco de retraso a la preparación. Negredo parecía el favorito pero la energía, la moral y el ánimo de Torres pueden darle la vuelta a la idea inicial de Del Bosque. A estas horas, Torres ha comprado más números para estar en el once ante Italia.