Cuando somos hinchas de un equipo, le vamos con todo el alma. Ponerse la camiseta de tu equipo es la forma de decirle al mundo que le vas al Liverpool, al Barça, al Bayern Münich o al Real Madrid. Y vaya, si son los clubs más grandes del mundo que firman a las grandes estrellas, los grandes estadios y están las competencias más importantes de Europa, está de más decir que llamarán la atención de las masas.

Pero sucede algo, cada vez vemos menos y menos camisetas del fútbol local, de los clubes de donde la gran mayoría de las grandes estrellas salieron o iniciarion su carrera, los clubs de las ciudades y de los barrios de donde somos todos nosotros. Esto se ve todos los días cuando son los juegos de la Champions, la Premier o del Calccio, fanáticos llenando los restaurantes y bares con las camisetas y bufandas de los míticos gigantes de Europa, pero cada vez vemos menos chicos jugando con las camisetas de los locales, de los latinos, de los de aquí.

Nos topamos con este comercial de Quilmes que en menos de un minuto nos presenta la realidad, que parece ser triste, pero que siempre, siempre nos regresa a las raíces, a nuestra gente, a nuestros clubs. “Sacáte la de Messi, ponete la de Messi” haciendo alusión a la camiseta del Barça que es cambiada por la de la selección Argentina. Nada más claro que eso, en este año que viene que es todo mundial y todo fútbol, saquemos la camiseta de nuestros países y cambiemos también la cabeza, que este mundial será de países, no de clubs.

Artículo patrocinado.